El cadete cae por demasiado castigo ante un favorito: 63-85

El cadete cayó por 22 puntos en un partido en el que se repuso varias veces de un marcador adverso, tuvo momentos de buen juego, y compitió en todos los cuartos.

Se presentaba Estudiantes de Lugo con sus credenciales de favorito al título.  Al Santo, con sus carencias y defectos, bien es verdad que le ha tocado el peor grupo de baile en esta Copa Galicia, puesto que  a buen seguro el mejor segundo será el de este grupo que va a colar 2 representantes en la final de copa Galicia del próximo Sabado.

Para el partido, por fin, se contaba con toda la plantilla ya recuperada. También se quedaron para echar una mano del equipo zonal Anton, Brandan y Pedro. El primer cuarto fue un festival anotador por ambos bandos, con los de Lugo proyectándose a 23 puntos por 19 de los nuestros. Juego fluido del Santo, pero problemas en defensa ante la variedad de recursos del rival, con habilidosos jugadores en el 1×1 y el incuestionable poderío interior de su jugador de color Kabimba. Aun así, con pundonor y fe, los nuestros presentaron batalla.

En el segundo cuarto, no cambió la decoración y los nuestros siguieron plantando cara al rival, que nos hacía pagar carísimos todos y cada uno de nuestros errores y fallos. Quizá esta sea la lección a aprender de esta competición. Los rivales van a aprovechar todos y cada uno de nuestros puntos débiles, y eso nos hará mejores sin duda.

Al descanso, el electrónico reflejaba un  36-43 para los visitantes. Y tras el paso por vestuarios llegarían los mejores momentos del Santo, que empujados por el acierto desde el perímetro recortarían ventajas ante unos lucenses con problemas de faltas. 4 arriba llegaría a estar el Santo en sus mejores momentos, cayendo en este cuarto por 2 puntos finalmente ante el empuje visitante. 18 a 20.

El último cuarto presenció el derrumbe de los locales, que viendo como todo este derroche no era suficiente para marcharse en el marcador, claudicaron y dejaron que el rival se marchase, un rival herido que aprovechó para abrir una brecha en el marcador, obteniendo una injusta diferencia final para los méritos obtenidos.

Quedan 15 días para el inicio de la competición de verdad, donde encontraremos a estos equipos y a otros quizá de nuestro nivel. Como quiera que sea, el trabajo y la perseverancia son el camino. Fuerza y al tajo.