El cadete debuta en liga con victoria en Pontevedra 49-59

El cadete debutó en Liga y recibió justo premio al trabajo realizado hasta ahora.

El viaje a Pontevedra sirvió para varias cosas. En primer lugar, para que el equipo consiguiera la victoria en una difícil cancha donde los locales habían caído en lo que va de temporada por estrecho margen en dos ocasiones (2 y 6 puntos) y por otro lado, para retomar la senda de la victoria tras el duro grupo de Copa Galicia en el que fueron encuadrados por el caprichoso método del sorteo.

Así las cosas, el Santo contó con la baja de Sergio por enfermedad, pero con el inestimable esfuerzo de los jugadores del zonal Anton, Pedro y Brandán que tras jugar en Ferrol y con tiempo apenas para comer un bocata se subieron al bus para echar una mano. También Jose Batalla, del infantil, acudió con la expedición para conformar la convocatoria con Angel, Pedro Vidal, Nicolas, Juan, Roque y Pablo.

No pudo tener mejor puesta en escena el Santo con un excelente orden defensivo, solidarios, atentos y generosos en el esfuerzo. Todo ello venía acompañado de juego fluido en ataque, aunque falto de acierto. (Una constante durante todo el partido para ambos equipos). Asi llegaron las primeras ventajas para los Santos, que hicieron solicitar tiempo muerto al entrenador local al poco de comenzar.

En el segundo cuarto cambió la decoración y los locales, más acertados, comenzaron a obtener renta de su press a toda pista y de nuestros errores de marcaje. Desde la posición de 3 alto, teníamos muchos problemas para parar sus vías de anotación  y comenzábamos a dar canastas muy baratas.

El marcador al descanso, muy corto, refleja el poco acierto durante el partido, 26-28

La vuelta de vestuarios deparó un tercer cuarto de máxima igualdad y misma tónica. Fue el último cuarto el que marcó el devenir del encuentro. Estudiantes entró muy pronto en bonus y eso permitió al Santo una vía de anotación sencilla. El acierto desde el perímetro volvió y los locales cometieron, bien por nerviosismo, bien por la buena defensa de los nuestros, algun error de precipitación que abrió una ligera brecha de 6 puntos, que tal y como estaba el partido podría ser definitiva.

Y así fué. Los distintos tiempos muertos de ambos entrenadores dieron paso al tiempo de la estrategia y la moneda cayó de cara del Santo que no marró el tiro definitivo desde el perímetro y supo obrar fríamente para traerse una trabajada victoria fuera de casa, la primera de la temporada y de la mejor forma posible, gracias al trabajo de todos.

Próximo partido, en el municipal de Betanzos, contra un claro favorito al título, Bosco Ourense.