Hasta siempre, Jaime.

Son horas muy duras para todos, pero para la familia del Santo, todavía más.

Se nos ha ido a los 81 años Jaime Rodríguez, nuestro Jaime. Historia viva del baloncesto gallego,  y por supuesto coruñes. Fallecía ayer y no podremos despedirnos de él como quisiéramos ni estar con Ana y el resto de la familia en este durísimo trance, por los motivos que ya todos estais hartos de oír.

Se nos va un maestro, se nos va una voz y una personalidad inconfundibles. Se nos va un hombre que siempre acudió en ayuda al club cuando hizo falta. Se muere con Jaime un poco de nuestro Club. Entrenador en cientos de banquillos, pocos son los veteranos del baloncesto coruñés que no hayan estado a sus órdenes. Aficionado de primera,  hace nada vibraba con  los nuestros en O Carregal,  Ojalá poder haberte  dedicado la permanencia. Sabio, arrollador, no olvidamos aquella fase de ascenso que nos devolvía a la primera línea del basquet gallego hace, precisamente este mes, 10 años. No olvidamos aquel temple cuando todo parecía perdido y aquellos dos tiempos muertos. No olvidamos como llevaste a aquellos infas, hoy jugadores el EBA, a la primera división gallega. No olvidamos tantas y tantas horas de pista contigo, tantas anécdotas y tantos gratos recuerdos que nos dejas, algo que va mucho más allá del baloncesto. Ni mil notas como esta pueden recoger un palmarés único y atemporal.

No olvidaremos nada Jaime, porque no mereces ser olvidado. Descansa en Paz, Entrenador.

b7b34a10-0d49-4c0c-9c89-a841a450069d