Trabajada victoria del cadete masculino 61-52

Trabajadísima victoria del cadete masculino ante un rival, C.B. Artai, cuya posición en la tabla no refleja en absoluto su nivel de competitividad.

Se presentaba Artai en Betanzos necesitado de victorias tras caer en sus compromisos por escaso margen. Los nuestros tras caer en la semana pasada en Santiago, necesitaban la victoria para mantener tierra de por medio con la zona baja de la clasificación y seguir mirando hacia arriba.

De entrada, festival anotador en el carregal. Todo el mundo anotaba de manera fluida en el partido y el parcial se iba a 21 a 14 para los locales.

Supieron nadar y guardar la ropa mejor los nuestros en un partido con un discutidísimo arbitraje, y pesó mucho mas al equipo visitante este hecho, perdiéndose en protestas que lastrarían a sus jugadores importantes. El segundo periodo mostraría una igualdad casi total, 12  a 10, pero el Santo llegaba al descanso con una ventaja que , con el cariz que había tomado el encuentro, trabado y con poca anotación, era ya considerable.

El tercer cuarto fue malo para los nuestros. Cundió el desconcierto en defensa y Artai conseguía anotar con pasmosa facilidad. Los nuestros no tenían claro a que defendían y la zona propuesta por Joaquín era suficiente para pararnos sin mucho problema. Con este panorama, Artai igualaría la contienda a poco de haber entrado en el último cuarto. Ahi, otro cambio defensivo de los nuestros, con un punto necesario de intensidad, llevaría un pequeño minibreak al marcador que coincidió con un hecho clave, dos técnicas consecutivas pitadas a los visitantes que acarrearían la eliminación de Moreira.  A partir de ahi, el Santo nadó y guardó la ropa, haciendo un poco más grande la ventaja hasta los 9 puntos finales.

Lo positivo, el resultado, la quinta victoria  y haberse repuesto de una situación complicada. Lo negativo, bajo nivel defensivo por momentos y espantoso porcentaje en tiros libres, una losa durante todo el encuentro.

Próximo rival, nada y más y nada menos que Narón, líder de la competición pero que guarda un infausto recuerdo de su última visita al Carregal. Sabado, 12.00.